Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos sentido con sombras que no han sido difíciles de ocultar o más bien superar. Yo obviamente no soy sicoterapeuta ni sicologa ni entendida en nada de eso, pero si por las circunstancias que he vivido me atrevo a decir que muchas vivencias del pasado nos hacen sombra y en alguna etapa de la vida nos paralizan.

Cada uno define sus sombras de alguna manera, ex parejas, su trabajo, la familia, algún objetivo sin alcanzar, amistades tóxicas o relaciones tóxicas. Lo cierto es que todos luchamos de una forma u otra contra eso que en su día nos ha hecho ver y sentir dias grises.

Durante casi 2 años me he sentido casi dependiente de una sombra que me ha costado superar. Una sombra que he vivido en silencio, que he maquillado y aprendí a ponerle sonrisa más de una vez. Es como saber que esa piedra quema e ir a por ella y volver abrazarla.

Pensaba que lo mejor era poner tierra de por medio. Empezar mi vida otra vez de cero pero con 31 años ya. Pensé en irme a otra ciudad otro país, empezar hacer cosas nuevas, nuevas amistades.

Pero después de pasar un dia como hoy 4 horas metida en la cama entretenida con las redes sociales viendo videos vanos de genticilla famosa o dandole al feed de instagram por hacer algo ( y la verdad que faena pendiente tengo un rato largo).

Me he parado a pensar de verdad que es lo que estaba haciendo. Que no solo estaba perdiendo tiempo sino vida, que me estaba machacando por algo que podía solventar aunque me fuese duro. Entendí que no tenía que moverme a ningún país ni ciudad, que mi sitio es este, que lo que tenía que hacer es poner prioridades en mi vida, pero esta vez DE VERDAD!!

Si el problema no es el sitio ni el país ni la ciudad ni las amistades, el problema esta en mi cabeza, y tal como dijo Irene Millian en la Escuela de Ingeniería de Personas, «Tu mierda te acompaña donde vayas» y es literal, porque no es lo que me rodea, es lo que yo permita que me influya de todo ese entorno.

Porque aunque un entorno no sea malo, si permites que te aparte de tu foco entonces haces que lo sea sin serlo. Si estás leyendo esto un dia y te sientes identificado/a creeme que yo también he estado como tu, perdida, sin respuesta, que todo se pone en contra, sin dinero, sin objetivos, sentir que has perdido el foco y peor aun, que aun estas abrazando esa piedra que te quema.

Peeeeero, creeme que sé que es difícil pero se sale, y puedes hacerlo con un poco de fuerza, amor propio y quizás hasta sentido común, veía en la TV como una niña sin brazos ni pie consiguió sacarse 2 carreras y yo estoy aquí entera, con una sonrisa que mas de uno quiere ver, con todas las posibilidades de ser lo que quiera ser y estoy llorando por tonterías.


Como me dijo mi gran amiga Lara, «No te agobies, estas invirtiendo 2 años de toooooooda tu vida»

Ha sido cuestión de salir de la cama, abrir una cerveza y ponerme escribir. Esto que es algo que me gusta que ya lo he dicho alguna vez y paso de hacerlo, por estar pensando en pajaritos amarillos y abrazando a la piedra. Pues es momento de soltar la piedra de volver al foco y marcar nuevos pasos, sin huir de mi realidad porque si me voy seré una cobarde, voy hacer frente a mi realidad a saber marcar mis objetivos y decir NO cuando es NO, si tengo algo que conseguir.

Así que es momento de cubrir esas sombras con luz y poner una sonrisa de verdad al cuerpo y al corazón. Si un día lees esto espero que te sirva, a mi me ha servido mucho tan solo escribirlo, espero que a ti leerlo. Auu Cacauu.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *